PROGRAMA DE COOPERACIÓN REGIONAL CON CENTROAMÉRICA

El Proceso de Integración Centroamericano

El Proceso de Integración Perspectivas del Proceso de Integración La Cooperación Española con Centroamérica

El Proceso de Integración

La tendencia hacia la integración de los países centroamericanos ha constituido una constante que cuenta con numerosos antecedentes en la historia de estos países. De este modo se ha definido un proceso de avance hacia la integración en cada uno de cuyos pasos se ha proyectado institucionalmente  Centroamérica como una unidad regional sostenida.

El antecedente primero de este proceso fue la constitución de la Organización de Estados Centroamericanos (ODECA) a través de la firma, en octubre de 1951, de la denominada Carta de San Salvador. La ODECA desempeñó un importante papel en aras a la integración centroamericana al conseguir que por vez primera se sometieran a discusión aspectos tales como la unificación de las señales de tránsito, los programas educativos, los procesos aduaneros, las políticas culturales o el Convenio de Industrias Centroamericanas de Integración. La ODECA se dotó de un estatuto propio y creó diversos órganos subsidiarios, estableciendo estrechos vínculos con distintas oficinas de cooperación internacional.

El avance más significativo tuvo lugar con la creación del Mercado Común Centroamericano (MCCA) en 1960 mediante la firma del Tratado General de Integración Económica Centroamericana por parte de los gobiernos de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua. Su objetivo era el desarrollo económico equilibrado de todos sus miembros.

Los acontecimientos políticos, no obstante, obstaculizaron el desarrollo de esta iniciativa y precipitaron su crisis. El conflicto bélico entre El Salvador y Honduras en 1969 acabó por paralizar los avances y las frecuentes tensiones que tuvieron lugar entre los distintos países, agudizadas en la década de los ochenta, debilitaron todo esfuerzo de integración.

Sin embargo, el Mercado Común Centroamericano (MCCA) consiguió resurgir fortalecido y renovado a partir de finales de los años ochenta, y las instituciones y la normativa creada durante sus primeras dos décadas sirvieron de base para el resurgimiento de la integración en la región y su posterior consolidación política.

En 1984 se firmó el Convenio sobre régimen arancelario y aduanero centroamericano, que entró en vigor en 1986 y que posteriormente sería modificado por tres protocolos, y en 1987 se suscribe el Tratado constitutivo del Parlamento centroamericano. Otras instituciones destacadas que se impulsan son el Banco Centroamericano de Integración Económica y la Corte Centroamericana de Justicia. Aunque no todos los países de la región se integran en la misma medida en estos avances, el proceso de integración recobra un significativo impulso.

Así, en 1990 y como parte del proceso de paz de Esquipulas, los Presidentes centroamericanos acordaron reestructurar, fortalecer y reactivar el proceso de integración, así como sus organismos. Este proceso llevó a la firma del Protocolo de Tegucigalpa el 13 de diciembre de 1991 por los Estados de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. De este modo se creaba el Sistema de Integración Centroamericana iniciando una nueva etapa transformadora con la aplicación de este nuevo marco jurídico y ordenamiento institucional. La entrada en funcionamiento del SICA fue el 1 de febrero de 1993.

El Sistema de Integración Centroamericana (SICA) es por tanto un organismo internacional creado por los Estados de las Repúblicas de El Salvador, Honduras, Nicaragua, Guatemala, Costa Rica y Panamá. Los estados que integran el SICA son las Repúblicas de El Salvador, Honduras, Nicaragua, Guatemala, Costa Rica y Panamá. Belice está como país adherido y República Dominicana figura como país asociado.

El SICA agrupa a los organismos de integración económica, la Corte Centroamericana de Justicia, el Parlamento Centroamericano y un Comité Consultivo Multisectorial. El Protocolo de Tegucigalpa define una estructura organizativa jerárquica y coherente para la integración regional, promoviendo una mayor coordinación y coherencia en las actividades y esfuerzos de integración.

La nueva realidad regional plasmada en el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) representa una región más abierta, más ordenada y más democrática. La nueva integración es global al abarcar los aspectos económicos, sociales, culturales, políticos y ecológicos, y al promover el desarrollo integral en forma armónica y equilibrada. El SICA se considera el núcleo de la integración política de la región: el propio artículo primero del Protocolo de Tegucigalpa recoge que “Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá son una comunidad económica-política que tiende a la integración”.

En octubre de 1994 los Presidentes Centroamericanos adoptaron la Alianza para el Desarrollo Sostenible de Centroamérica (ALIDES) a modo de estrategia regional para impulsar el desarrollo integral con especial énfasis en las personas y en el desarrollo social. Poco después, en marzo de 1995, se suscribe en Cerro Verde (El Salvador) un tratado derivado del que dio origen al SICA y mediante el cual se subraya el compromiso para lograr la integración de manera voluntaria, gradual, complementaria y progresiva. En esta nueva fase del proceso de integración no solamente se buscan avances en los flujos comerciales y migratorios –con facilidades aduaneras y arancelarias- sino que se va más allá, con la consolidación de la democracia y la paz como metas últimas tal y como se explicita en el Tratado de Seguridad Democrática de diciembre de 1995 firmado en San Pedro de Sula.

El SICA se consolida, pues, como el marco institucional del proceso de integración centroamericano. Y dentro del SICA desempeña un papel protagonista la Secretaría General del Sistema de la Integración Centroamericana (SG-SICA), instancia regional operativa del SICA creada por decisión de los Presidentes Centroamericanos en el Protocolo de Tegucigalpa con el propósito de prestar servicios y brindar sus capacidades técnicas y ejecutivas en apoyo a los esfuerzos de integración regional, particularmente en la construcción gradual y progresiva de la Unión Centroamericana.

La estructura organizativa del SICA queda conformada del modo que sigue:


Fuente: SICA

España, a partir del 20 de noviembre de 2004, quedó involucrada en el Sistema de Integración en calidad de observador, subrayándose de este modo el estrecho vínculo con los países de la región y el apoyo hacia la decidida apuesta por la integración regional.

Como objetivo fundamental el SICA pretende “la realización de la integración de Centroamérica, para constituirla como Región de Paz, Libertad, Democracia y Desarrollo”. En esta misma línea se formulan los principales propósitos:

  • Consolidar la democracia y fortalecer sus instituciones sobre la base de la existencia de Gobiernos electos por sufragio universal, libre y secreto, y del irrestricto respeto a los Derechos Humanos.
  • Concretar un nuevo modelo de seguridad regional sustentado en un balance razonable de fuerzas, el fortalecimiento del poder civil, la superación de la pobreza extrema, la promoción del desarrollo sostenido, la protección del medio ambiente, la erradicación de la violencia, la corrupción, el terrorismo, el narcotráfico y el tráfico de armas.
  • Impulsar un régimen amplio de libertad que asegure el desarrollo pleno y armonioso del individuo y de la sociedad en su conjunto.
  • Lograr un Sistema regional de bienestar y justicia económica y social para los pueblos Centroamericanos.
  • Alcanzar una unión económica y fortalecer el Sistema financiero Centroamericano.
  • Fortalecer la región como bloque económico para insertarlo exitosamente en la economía internacional.
  • Reafirmar y consolidar la autodeterminación de Centroamérica en sus relaciones externas, mediante una estrategia única que fortalezca y amplíe la participación de la región, en su conjunto, en el ámbito internacional.
  • Promover, en forma armónica y equilibrada, el desarrollo sostenido económico, social, cultural y político de los Estados miembros y de la región en su conjunto.
  • Establecer acciones concertadas dirigidas a la preservación del medio ambiente por medio del respeto y armonía con la naturaleza, asegurando el equilibrado desarrollo y explotación racional de los recursos naturales del área, con miras al establecimiento de un Nuevo Orden Ecológico en la región.
  • Conformar el Sistema de la Integración Centroamericana sustentado en un ordenamiento institucional y jurídico, y fundamentado asimismo en el respeto mutuo entre los Estados miembros.

Los principios que regirán la realización de estos objetivos muestran claramente la vocación integradora y el impulso hacia la idea común regional:

  • Tutela, respeto y promoción de los Derechos Humanos constituyen la base fundamental del Sistema de la Integración Centroamericana;
  • Paz, Democracia, Desarrollo y Libertad, son un todo armónico e indivisible que orientará las actuaciones de los países miembros del Sistema de la Integración Centroamericana;
  • La identidad Centroamericana como manifestación activa de los intereses regionales y de la voluntad de participar en la consolidación de la integración de la Región;
  • La solidaridad Centroamericana como expresión de su profunda interdependencia, origen y destino común;
  • La gradualidad, especificidad y progresividad del proceso de integración económica, sustentado en el desarrollo regional armónico y equilibrado; y el tratamiento especial a países miembros de menor desarrollo relativo; la equidad y reciprocidad; y la Cláusula Centroamericana de Excepción.
  • La globalidad del proceso de integración y la participación democrática, en el mismo, de todos los sectores sociales.
  • La seguridad jurídica de las relaciones entre los Estados Miembros y la solución Pacífica de sus controversias.
  • La buena fe de los Estados Miembros en el cumplimiento de sus obligaciones, absteniéndose de establecer, convenir o adoptar medida alguna que sea contraria a las disposiciones de este instrumento o que obstaculice el cumplimiento de los principios fundamentales del Sistema de la Integración Centroamericana o la consecución de sus objetivos
  • El respeto a los principios y normas de las Cartas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de la Organización de Estados Americanos (OEA), y las Declaraciones emitidas en las Reuniones Presidenciales Centroamericanas desde mayo de 1986.

El proceso de integración se concentra actualmente en cinco ejes principales de acción:

Eje político La estructura institucional de Centroamérica, regulada anteriormente como ODECA, fue modificada por el Protocolo de Tegucigalpa, vinculando a los órganos e instituciones ya creados a la nueva estructura política-jurídica-institucional de carácter comunitario, formada principalmente por la Reunión de Presidentes, El Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores, El Comité Ejecutivo y la Secretaría General del SICA, que constituyen los órganos de carácter vertical que gozan de autonomía funcional, en el marco de una necesaria y coherente coordinación intersectorial que asegura la ejecución eficiente y seguimiento constante de las decisiones emanadas por la Reunión de Presidentes; así como también por el Parlamento Centroamericano, en su carácter de órgano comunitario de planteamiento, análisis y recomendación, y por la Corte Centroamericana de Justicia, en su carácter de órgano comunitario encargado de garantizar el respeto del derecho comunitario.
Eje de seguridad El Tratado Marco de Seguridad Democrática fue suscrito en San Pedro Sula, Honduras, el 15 de diciembre de 1995. Dicho instrumento instituyó el Modelo Centroamericano de Seguridad Democrática, el cual se basa en la democracia y el fortalecimiento de sus instituciones y el Estado de Derecho; en la existencia de gobiernos electos por sufragio universal, libre y secreto y en el irrestricto respecto de todos los derechos humanos en los Estados Centroamericanos. Los fundamentos del Modelo de Seguridad Democrática son entre otros, el fortalecimiento del poder civil, el balance razonable de fuerzas, la seguridad de las personas y sus bienes, la erradicación de la violencia, la corrupción, la impunidad, el terrorismo, el combate a la narcoactividad y al tráfico de armas.
Eje económico El 29 de octubre de 1993 se suscribió el Protocolo al Tratado General de Integración Económica Centroamericana, en el que las partes se comprometieron a alcanzar, de manera voluntaria, gradual, complementaria y progresiva, la Unión Económica Centroamericana. Para ello constituyeron el Subsistema de Integración Económica, cuyo órgano técnico y administrativo es la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA), que tiene su sede en Guatemala.
Eje ambiental La Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD) cuenta con un amplio marco jurídico. Su Convenio Constitutivo fue firmado por los presidentes de las Repúblicas de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, en la Cumbre Presidencial realizada en San Isidro de Coronado, Costa Rica, en diciembre de 1989.
Eje social El 30 de marzo de 1995, se suscribió el Tratado de la Integración Social Centroamericana, el cual organiza, regula y estructura el Subsistema Social, que comprende el área social del SICA. Fue constituido para impulsar la coordinación, armonización y convergencia de las políticas sociales entre sí y con las demás políticas de los Estados Miembros del SICA. Su sede está en las oficinas de la Secretaría General del SICA.

| Arriba | Siguiente
   
   

PROGRAMAS DE COOPERACIÓN REGIONAL CON CENTROAMÉRICA


Plan de Acción de Formación Ocupacional e Inserción Laboral
Plan de Acción de la Educación

Plan de Apoyo a la Formación Turística en Centroamérica y República Dominicana

Plan de Acción para Centroamérica y República Dominicana

Plan de Acción para la Equidad de Género

Plan de Apoyo a los Productores de Café

Plan de Acción de Salud

Plan de Apoyo al Sector de Pesca y la Acuacultura
Arriba